hero-image

Trolls, propuestas y memes: el rol de las redes en elecciones 2021

A dos meses para que la ciudadanía peruana elija a sus nuevas autoridades, y ante el traslado de las campañas electorales a las redes sociales, ¿existen mecanismos que eviten la peligrosa desinformación y ataques digitales entre candidatos?

Por: César Zorrilla y Daniela Mercado

Las elecciones generales en el bicentenario del Perú traen un reto aún mayor: la llegada de la segunda ola del nuevo coronavirus (COVID-19). El Gobierno se vio obligado en enero de este año a imponer nuevas medidas para evitar su agresiva propagación, y, por consiguiente, a los candidatos a moderarse en sus actividades proselitistas.

Desde el 2020, se conocía que los actuales comicios tendrían una naturaleza distinta al celebrarse en medio de la pandemia que, hasta el momento, ha cobrado más de 40.000 fallecidos en el territorio nacional. Sin embargo, los postulantes dejaron de lado el distanciamiento social y la prohibición de reuniones, y no dudaron en abrazar, saludar de la mano y tomarse selfies con la muchedumbre que los seguía en sus recorridos. Un ejemplo a no seguir.

Candidatos no respetaron medidas sanitariasBailes sin mascarillas, almuerzos grupales y efusivos abrazos son una muestra de la falta de compromiso de los candidatos en la lucha contra la COVID-19. Foto: composición Fabrizio Oviedo/La República

Ante esta situación, el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) tuvo que exhortar a los partidos y candidatos a que cumplan con las disposiciones del Gobierno. Algunos aspirantes buscaron justificarse diciendo que no podían despreciar el cariño de la gente, como lo dijo Martín Vizcarra.

Otros, sin reconocer sus faltas, acusaron al Gobierno de tener intereses políticos. “Quieren impedir que Cesar Acuña sea su presidente”, enfatizó el fundador de Alianza para el Progreso cuando la Policía intervino en una conferencia que lideraba en Piura, región con un alto registro de contagiados por la COVID-19, en la que se registraba aglomeración de personas que no respetaban el distanciamiento mínimo.

Por su parte, solo dos candidatos presidenciales anunciaron sus mítines virtuales: Hernando de Soto y Rafael López Aliaga. El último 26, el Gobierno anunció el regreso de la cuarentena para las regiones con riesgo extremo, como Lima Metropolitana, y medidas restrictivas para las otras provincias. 

De esta manera, el Estado obliga a ejecutar las campañas proselitistas de manera virtual. Este tipo de comunicación se muestra como la única opción viable para mantener informado al electorado sobre las propuestas y el perfil de los candidatos. Sin embargo, ¿las plataformas digitales tienen las garantías para seguir con el proceso electoral sin que se convierta en un campo de batalla entre candidatos?  

En las redes sociales, crecen las difamaciones, bulos y confusión. Un claro ejemplo de ello  es el spot en el que aparece Daniel Urresti en una posición favorable en comparación con el de otros personajes a los que llaman “Terrónika”, “El arquerito”, “Del Sote” y “El correcaminos”, en clara alusión a sus contendores políticos. Por su parte, el también congresista de Podemos Perú niega que la publicidad haya sido dirigida por su equipo.¿Quién fiscaliza estas acciones?

Redes sociales no serán parte de la franja electoral

El Congreso de la República, a raíz de la nueva normalidad que se vive por la pandemia de la COVID-19, definió un mecanismo basado en la necesaria conexión virtual, pero aún sin regulación de fondo: la inclusión de las redes sociales como parte de campañas electorales. 

A mediados de setiembre, el Parlamento aprobó modificar la Ley de Organizaciones Políticas respecto al financiamiento público de los partidos. Con esta norma, el Estado paga publicidad privada o pública en los medios de comunicación para difundir información de los candidatos que participen en las elecciones. Esta es la llamada franja electoral, que anteriormente solo era difundida en radios y canales de televisión.

La modificación es que, ahora, las redes sociales también serán plataformas en la que los postulantes propaguen sus propuestas. En el artículo 37 de la ley, fijaron un tope de hasta tres canales sociales para la contratación diaria de publicidad. 

Determinaron también que toda propaganda electoral debe cumplir con principios básicos de legalidad, veracidad y autenticidad. Además, prohibieron los discursos discriminatorios o el contenido estigmatizante en todo contenido proselitista.

No obstante, no dieron un mecanismo de fiscalización del mal uso de las redes sociales, en las que más de uno emite contenido bajo el escudo de una identidad falsa. Es constante la desinformación y el activismo de los denominados 'trolls’.Redes sociales en campaña

Para Sergio Cuervo Guzmán, especialista en sistemas y tecnologías de la información y profesor de la Universidad ESAN, no existe —salvo que quien lo dice esté plenamente identificado— un mecanismo legal para enfrentarse a los bulos y difamaciones en redes sociales. “Regular lo que la gente diga o no va en contra de la libertad de expresión que todos tenemos y se perdería la esencia de las redes sociales. [Necesitamos] madurez para diferenciar una noticia falsa y el compromiso de los candidatos para que no jueguen sucio”, sostuvo.

“Las redes sociales son un medio importante de comunicación para todo lo que es un tema publicitario, y si se repasan las elecciones anteriores, sobre todo la última, las redes sociales se convirtieron en un canal importante para que los candidatos puedan acercarse a la población. Ahora, en el Perú no todos tienen acceso a internet, entonces, no podemos descuidar el uso de medios tradicionales; llámese periódico, radio, o televisión", remarcó Sergio Cuervo Guzmán.

Campaña electoral privada en redes

La Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) publicó una relación de 198 medios de comunicación que conforman el Registro de Proveedores para transmitir la franja electoral luego de un proceso de registro y selección. Con la norma del Congreso, había la posibilidad de incluir a alguna red social, pero ninguna llegó a ser parte de la nómina.

La gerente de supervisión de fondos partidarios de la institución, Margarita Díaz Picasso, informó que su función como entidad es vigilar que los spots publicitarios de cada partido político en la franja electoral tengan un mensaje limpio que siga los principios planteados en las normas.

“En tiempos de pandemia, en los que no se pueden hacer el cara a cara entre candidatos, los mítines de campaña, entre otros, las redes sociales seguramente van a cobrar una importancia significativa. En el caso de la franja electoral, nosotros siempre, previamente, vemos el contenido de los spots, que tienen que tener un lenguaje limpio”, mencionó para La República.

Franja electoralLa franja electoral es un espacio publicitario para todos los candidatos que participen en procesos electorales. Foto: difusión

Sin embargo, resaltó que cada organización política puede contratar publicidad con fondos privados en las redes sociales, sin la necesidad de que el Estado los financie. Esta posibilidad, de contrato directo, no se da en los otros medios radiales y televisivos.

Para spots privados en las redes sociales, el responsable es el Jurado Nacional de Elecciones (JNE). La ONPE está solo en la franja electoral”, sostuvo la funcionaria. Fuentes señalaron que esta entidad es la que tiene competencia en este tema y la ONPE actuará solo cuando hayan desinformaciones que los aludan. 

En este aspecto, el especialista Sergio Cuervo resalta que las plataformas virtuales cuentan con mecanismos que identifican desinformaciones y ciertas prácticas que infringen sus principios de respeto entre los usuarios.

“Las redes sociales ya tienen mecanismos para actuar (...) Si alguien comienza a publicar contenido violento, racista, contra la identidad de género u otros, probablemente, la misma plataforma le llame la atención, y si es reiterativo, puede bloquear la cuenta”, matizó. Además, recordó que, en el marco de las elecciones presidenciales en Estados Unidos, Twitter bloqueó una publicación de Donald Trump, candidato republicano, al considerar que el contenido difundido era “información controvertida y engañosa”.

En un inicio se comentó acerca de una posible alianza con Google, Facebook y Twitter; no obstante, la ONPE aclaró que el acercamiento fue para que las referidas redes sociales brinden consejos a nivel interno sobre cómo actuar en las próximas elecciones. “Esas mismas plataformas ya tienen normas anti fake-news que aplican en todo momento”, aseveró una fuente de comunicación de la institución.

Uso de las redes en el Pacto Ético

El último 28 de enero, 17 partidos políticos firmaron el Pacto Ético Electoral organizado por el JNE, mientras que cuatro decidieron no hacerlo: Apra, Renovación Popular, Perú Libre y Unión por el Perú. Esta suscripción era considerada urgente para que se comprometan a garantizar el cumplimiento de los protocolos sanitarios en medio de la segunda ola de la COVID-19.

El documento contiene una serie de compromisos, entre los que destacan el priorizar el uso de plataformas virtuales en la campaña, y respetar con ello las medidas sanitarias. El candidato presidencial de Renovación Popular, Rafael López Aliaga, se ha mostrado en contra de estos, y ha anunciado movilizaciones para rechazar la nueva cuarentena ordenada por el gobierno de Francisco Sagasti.

Así también, por primera vez, se incluye el usar responsablemente las redes sociales; cómo evitar, rechazar y sancionar la difusión masiva de noticias falsas o tergiversadas. Para ello, aprobaron lineamientos de conducta con el fin de evitar el uso de bots, trolls o cuentas falsas para difundir propaganda electoral, entre otros aspectos. En esta línea, se les pide a los candidatos mencionar la fuente, año, link, portal web o autor cuando se publique información, datos o estadísticas de temas de interés nacional. 

Tribunal Honor del JNEEl Tribunal de Honor del JNE emite pronunciamientos y orienta la conducta de los candidatos conforme a los compromisos asumidos en el Pacto Ético. Foto: captura Facebook.

Iván Lanegra, secretario general de la Asociación Civil Transparencia, comentó, en diálogo con este diario, que acompañaron la realización de las elecciones internas, y que también fiscalizarán en las generales. “Nosotros vamos a adherirnos al Pacto Ético Electoral y haremos un seguimiento a las actividades de los partidos [políticos] en el marco de dicho pacto”, afirmó.

Puntualizó que, debido a la dificultad para realizar un rastreo total de publicaciones en redes sociales, se hará un seguimiento a las cuentas oficiales de los partidos políticos y de los candidatos. “Ya que hay un mayor control de parte del candidato y se tiene una más clara responsabilidad”, acotó.

Por su parte, Iván Lanegra precisa que la primera responsabilidad es de los partidos y candidatos. Por tanto, tienen que ser muy cuidadosos con las publicaciones que difunden. “Sí hay sanciones en caso un candidato publica, por ejemplo, una propaganda racista en su cuenta oficial- Eso es eventualmente sancionable”, subrayó.

Uso de redes sociales en Pacto Ético

Acceso a internet en el Perú y el reto de la audiencia

De acuerdo a un informe del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), elaborado para el proceso electoral extraordinario de febrero de este año, se registró una población electoral de 24 799 384. Se identificó al grupo de electores menores de 30 años como el grupo más representativo, con 6 937 424 (27.97%). En el otro extremo, se registró a peruanos de 70 años a más como el grupo con menor concentración de electores, con 2 057 875 electores (8.30%).

Un reto mayor será llegar a los electores que cuentan con un bajo acceso a internet. En el estudio Perú: Perfil Sociodemográfico, realizado en 2017 por el INEI, se indica que Pasco (6.626), Cajamarca (36.741), Apurímac (11.251), Puno (30.924), Huancavelica (5.230) y Amazonas (4.783) son los departamentos con menor cobertura de internet en los hogares, con rangos que varían entre 4,5% y 9,6%.

Redes socialesLas redes sociales son usadas mayormente por la población joven. Foto: difusión

“Hay que considerar que las redes están dirigidas para diferentes públicos. Seguro hay una parte de los electores que en abril, será su primera elección; los llamados centennials, que seguro usan más Instagram. Los mayores, la generación millennials y entrando a la Generación X, probablemente usen más Facebook o Twitter. Entonces, lo que se tiene que hacer es identificar las redes para el tipo de público al cual se quieren dirigir y, por supuesto, desarrollar contenido para cada público”, remarca Cuervo Guzmán.

A un poco más de dos meses de las elecciones generales, ciertos candidatos ya invaden distintas redes sociales como Twitter, Instagram y TikTok para compartir contenido que los muestre en otra faceta. Algunos salen bailando y reaccionando ante cierta música, como Daniel Salaverry, y otros como George Forsyth, abrazando a jóvenes, sin respetar el distanciamiento social.

Otros como Martín Vizcarra, semanalmente se dirigen a la población en una transmisión en vivo, en la que anuncia ciertas propuestas, como la postergación de los comicios, medida que cuando era presidente, aseguraba, afecta el orden democrático del país. De otro lado, postulantes al Congreso participan en debates virtuales. 

Será responsabilidad de cada candidato y de los partidos políticos cumplir con los compromisos firmados en el Pacto Ético y respetar la participación de su competencia política; y de la población, de evaluar qué autoridades quieren para este bicentenario.